Noticias

Inaguración Jardín Infantil Fundación Educacional Choshuenco

 Con una inversión de $463 millones forma parte de un programa de administración de jardines infantiles a cargo de la entidad.

 

Convencidos de que una educación inicial de calidad impacta positivamente en el desarrollo de los niños y niñas, la Fundación Educacional Choshuenco inauguró  el jardín infantil Ángel Gabriel, en la comuna de San Bernardo.

El establecimiento, construido por la comunidad judía y el apoyo de Desafío Levantemos Chile, es un ejemplo de administración público-privada, gracias al financiamiento basal JUNJI VTF y aportes del sector privado.

El jardín cuenta con una superficie total de 3.206 metros cuadrados, que incluye cinco salas, espacios de esparcimiento y recreación y áreas verdes. Involucró una inversión público-privada de $463 millones y tiene un costo operacional anual de $210 millones. Atiende a 120 niños entre 2 y los 4.5 años y a sus familias mediante un centro de apoyo pedagógico destinado a fortalecer las competencias de los padres y familiares a cargo de los menores.

“Para una educación inicial de calidad es necesario un trabajo conjunto de educadoras de párvulo, padres-familias y de un sistema que promueva su desarrollo pleno, potenciando las denominadas “habilidades para el siglo XXI”. Estas son la creatividad, el pensamiento crítico y lógico, la innovación, la solución de problemas, la colaboración, el razonamiento cuantitativo, la comunicación, entre otras”, enfatizó José Manuel Jaramillo, Gerente General de la Fundación.

En la ceremonia de inauguración participaron del ministro de Desarrollo Social, Alfredo Moreno, la Subsecretaría de Educación Parvularia, María José Castro, la alcaldesa de San Bernardo, Nora Cuevas, entre otras autoridades representantes de las entidades que formaron parte del proceso de construcción y puesta en ejercicio del jardín.

El jefe de la cartera de Desarrollo Social expresó que “si tuviera que poner en una frase lo que el gobierno piensa en materia de prioridades sociales, sería los niños primero. Los niños no marchan, no votan, pero los niños son realmente los más vulnerables, no se pueden defender solos, son dependientes de otros, pero además de eso, son el futuro de Chile”.

Por su parte, la subsecretaria de Educación Parvularia, agregó que “cuando una comuna logra una alianza público-privada entre fundaciones, empresas y Estado, es una tremenda noticia. Aquí se está logrando un sueño. Nosotros desde la educación parvularia estamos convencidos de que lo que tenemos que hacer es asegurar una trayectoria de calidad para nuestros niños. No sacamos nada con tener un muy buen jardín infantil, y tal vez una muy buena sala cuna, si no tenemos una trayectoria educativa hasta que salgan del colegio”.

 

Sobre la fundación

Choshuenco nace en 2010 y responde al interés de la familia Von Appen Lahres de contribuir a mejorar la calidad de la educación inicial de los niños y niñas que viven en situación de vulnerabilidad en nuestro país. Tiene como deber asumir la responsabilidad de potenciar las habilidades y competencias parentales, entregando las herramientas necesarias para llevar a cabo de la mejor manera posible. En la actualidad administra dos jardines y centros de padres (Colina y San Bernardo). A fin de año sumará un tercero y tiene en carpeta otro conjunto de proyectos en la Región Metropolitana.

El modelo educativo de Choshuenco tiene como centro el currículum norteamericano “High Scope”. Desde este enfoque los niños son aprendices activos, es decir, construyen su comprensión del mundo a partir de su involucración activa con las personas, los materiales y las ideas. A su vez, se complementa con un trabajo pedagógico con énfasis en el desarrollo del lenguaje, del pensamiento científico y de la creatividad. Todos estos elementos consideran la incorporación y participación de los padres y familias en el centro de familia que busca potenciar las habilidades y competencias parentales.